viernes, 10 de marzo de 2017

El Aikido y la naturaleza


Hoy en día no es fácil comprender el sentido profundo del Aikido. ¿Qué significa la armonía con la energía universal, con la naturaleza?  ¿Cuál es el significado de conocerse a si mismo? ¿Es posible realizar el ideal de un mundo en paz, de una sociedad que viva en armonía, de que el ser humano pueda evolucionar de acuerdo a su naturaleza divina?

La forma de vida moderna atenta contra el desarrollo del espíritu humano. El exceso de estímulos artificiales, de materialismo, de ocupaciones y preocupaciones, la necesidad de éxito a toda costa y la falta de sensibilidad social y de solidaridad, lejos de ofrecer armonía, salud y felicidad, generan en muchos frustración, aislamiento y miedo, constituyendo un verdadero problema.

¿Cómo salir de este atolladero en el que uno mismo se ha metido?

El Aikido es una forma inteligente y eficaz de emprender este camino.

No hay que verlo solo como un arte marcial en el sentido de la autodefensa. No se trata de vencer a los demás ni de imponerse. No es un juego ni una demostración de fuerza.

Los movimientos del Aikido deben entenderse desde sus mismas raíces nacidas de la armonía con la naturaleza. Estos movimientos nos enseñan las leyes del universo. Su objetivo es desarrollar  una comprensión y una apreciación más profundas de la perfección del equilibrio natural, así como reestablecer la armonía en las relaciones entre los seres humanos y Dios.


Este camino de autoconocimiento y desarrollo personal puede producir en cada persona un vívido recuerdo de sus orígenes y ayudar a rescatar de su subconsciente el recuerdo de los comienzos de la vida y de su verdadera naturaleza. Recuperar esta memoria ancestral genera naturalmente compasión y sabiduría y expande el sentimiento de agradecimiento al Creador y a la naturaleza.

Esta actividad del espíritu, no es ninguna “religión” ni un dogma, simplemente es un movimiento expansivo natural en un cuerpo y mente unificados.


Con mucha facilidad olvidamos nuestras raíces. En nuestro egoísmo olvidamos el delicado equilibrio de la interdependencia de nuestra vida con la de los demás. Si todos tratáramos los recursos naturales con respeto, amor y comprensión, si los utilizásemos con una auténtica actitud de agradecimiento a Dios, la naturaleza estaría protegida y la calidad de vida se enriquecería. Al proteger la naturaleza protegemos a la sociedad. Al proteger a la sociedad nos protegemos a nosotros mismos. La autodefensa supone la protección y el mantenimiento de la vida. Si se destruyera la naturaleza, se destruirían los requisitos más esenciales de la supervivencia.

Para sobrevivir tenemos que alimentar a nuestro cuerpo. Si no hay alimentos, si el agua y el aire están contaminados, si los alimentos naturales están manipulados, no hay vida ni sociedad posibles.
Ésta es la esencia del Budo, el camino del guerrero. No se trata del limitado arte de una técnica de lucha, sino del arte de salvar la vida. Y el Aikido es fundamentalmente Budo.
Un guerrero, en el arte del Budo, es ante todo un ser espiritual, que trata por todos los medios de resolver armoniosamente el conflicto. El único enemigo son sus propios miedos y debilidades y para eso se entrena con devoción, haciendo de su mente su espada, de su espíritu su escudo y de su cuerpo un templo.


“El propósito del entrenamiento es tensar lo flojo, fortalecer el cuerpo y pulir el espíritu”
O´Sensei Ueshiba

¿De qué sirve una técnica de lucha si cerca nuestro hay miles de personas que sufren privaciones y mueren de hambre? ¿Qué significa el éxito en medio de la infelicidad, o la victoria a costa del sufrimiento de los demás?
¿De qué sirve el éxito si no hay alimentos, si no hay felicidad, si la vida carece de sentido?
Muchos de los grandes maestros de Budo comprendieron esta verdad. Así pues muchos de ellos abandonaron el sable y regresaron a trabajar la tierra y otros dedicaron su vida a enseñar a los demás y a difundir el arte de la paz.

Vivimos en una sociedad de despilfarro, mediocre, superficial y sin valores humanos, con comidas instantáneas y tecnología descartable; cualquier exceso de materialismo, de pereza y de egoísmo constituye un crimen contra la naturaleza. Al aceptar incondicionalmente esto, en cierta forma todos somos criminales, ya que no solo matamos al espíritu, nos estamos asesinando a nosotros mismos.

La paz y la armonía no suponen un juego de lógica, ni un dogma, ni reglas autoritarias de comportamiento que generen separaciones y más conflictos. Sólo a través de la paz
y la armonía, así como de un profundo respeto por la leyes de la naturaleza, podremos salvar nuestras vidas, las vidas de nuestros hijos y la de los hijos de nuestros hijos.

Ésta es la enseñanza de los grandes maestros y es la esencia del Aikido, y es lo que día tras día en nuestro entrenamiento cotidiano tratamos de comprender y de desarrollar.



miércoles, 1 de marzo de 2017

¿Qué es el Aikido?


El Aikido es un arte marcial de origen japonés creado por un gran maestro, Morihei Ueshiba, quien se dio cuenta de que un desarrollo saludable de la mente, el cuerpo y el espíritu necesita un entrenamiento disciplinado en un contexto de respeto y amor.
El Aikido es un sistema de autodefensa muy efectivo. 

El maestro Ueshiba nació en 1883 en Japón, cuando muchas de las artes marciales todavía eran enseñadas por maestros en la antigua tradición. En su juventud ya dominaba varias artes marciales incluyendo la esgrima y varias formas de autodefensa sin armas.


Al mismo tiempo se convirtió en una persona profundamente espiritual y diseñó un nuevo sistema de "budo" (el camino del guerrero) que proporcionaría una base para el desarrollo físico y espiritual. A este sistema lo llamó Aikido: el camino (do) de la armonía (ai) con la energía universal (ki). 

Por "ki" se entiende el espíritu de vida creativo del universo: la propia energía vital, la misma energía que fluye por todas partes animando a todos los seres y dando forma a todas las cosas...

"El verdadero budo es el camino de la armonía y del amor para todos los seres" escribió el maestro Ueshiba. Expresando que el Aikido es mucho más que un método de autodefensa, agregando: "Quiero que la gente reflexione escuchando la voz del Aikido. No es para corregir a otros; es para corregir su propia mente”.

A diferencia de la mayoría de las artes marciales, el Aikido busca desviar más que bloquear una acción. El objetivo es siempre armonizar con el movimiento de un oponente o compañero y continuarlo mientras controla y redirige la energía conectada.

A través del Aikido se puede desarrollar una defensa completa contra ataques físicos.


El Aikido ayuda a desarrollar resistencia, velocidad de reacción, flexibilidad, estado físico y buena salud.

A medida que se progresa en la práctica se desarrolla una mente tranquila y una mayor confianza, proporcionando estabilidad mental, emocional y física. Los movimientos en los ejercicios y técnicas de Aikido permiten corregir la postura corporal y eliminar el estrés y la tensión, concentrándose en la relajación y la respiración. Estos patrones repetidos van instalando instintivamente calma, autocontrol y respuestas relajadas a todas las situaciones.


El practicante aprende a tener una actitud más relajada, estando a gusto consigo mismo y con los demás.

El Aikido te dará nuevos despertares, percepciones y una mayor comprensión de ti mismo, ampliando tu mente e iluminando tu corazón.