jueves, 4 de junio de 2015

Entrenamiento zen para músicos



Entrenamiento zen para músicos es un sistema que combina técnicas tradicionales y ejercicios energéticos, orientados para ayudar a optimizar el rendimiento tanto físico, como mental y técnico del músico profesional, o del estudiante de cualquier instrumento, que quiera mejorar sus habilidades musicales, así cómo su técnica, y también al mismo tiempo mejorar su calidad de vida.

La base de este método, combina la práctica de ejercicios de Chi Kung, Tai Chi, Kung Fu Chio (esferas chinas), técnicas de visualización, elementos de artes marciales, como Karate y Aikido, y Zazen (meditación zen tradicional).

Muchos músicos profesionales sufren lesiones crónicas a causa de la utilización de instrumentos. La mayoría son lesiones músculotendinosas y articulares. Para revertir esta situación, se recomiendan diversas terapias, aunque no siempre los resultados son satisfactorios, llegando incluso a la cirugía, en numerosos casos.

Los músicos pueden ser comparados en la actualidad con deportistas de alta performance, ya que ambos están motivados para desarrollar sus actividades hasta más allá de sus límites realizando movimientos rápidos, complejos y coordinados, Para esto, no solo hace falta un constante entrenamiento físico y técnico, sino también un trabajo mental adecuado.

Actualmente, la manera de practicar la música y de enseñarla ha cambiado y evolucionado. Incluso maestros de estilos como el blues y el rock recomiendan realizar alguna práctica física complementaria al estudio y entrenamiento musical matizando la práctica instrumental con alguna disciplina como Yoga, Tai Chi o Chi Kung, justamente para prevenir posibles contracturas y lesiones futuras.

El trabajo interno es la clave del entrenamiento zen para músicos. A través de la meditación, se orienta el trabajo a expandir la conciencia del practicante, por lo que no hay límite en el trabajo que puede realizarse. Todo empieza y termina en nuestra propia conciencia, por lo que al expandirla a través de nuestra práctica, también expandimos nuestros propios horizontes, de manera inconsciente, natural y automática.

Mediante este tipo de trabajo, podemos ampliar nuestra creatividad, y también favorecer numerosas funciones neurológicas y cerebrales que pueden ayudar a mejorar la técnica en cualquier instrumento, así como la calidad de vida del músico.

Todo está en la mente, y en nuestro propio espíritu




A cargo de Sergio Giacobone (músico, monje zen e instructor de artes marciales)
consultas: (0223) 15-466-4559 o al mail sergiogiacobone@gmail.com